lunes, 18 de junio de 2012

Apocalípsis

El azul profundo de esta noche
no tiene estrellas ni luna
tiene miles de rosas
rojas como heridas
punzantes de amor.
Pero los santos no lloran
Los santos aprietan los dientes
y cantan entrelazados
y cada nueva herida 
son dos labios
que se suman al coro que nunca callará.
Horas antes que llegue esta noche
estaré caminando  por las paredes




6 comentarios:

El hombre de Alabama dijo...

Bueno, si es un fin, no es un mal fin.

TORO SALVAJE dijo...

Ojalá os salvéis.
De corazón.

Besos.

Darío dijo...

Yo que te dije?
No importa lo que dije, todavía están a tiempo, aunque sea este un tiempo desangrante.
Y lo importante, es no perder de vista algo, nunca es el fin del mundo.
Te abrazo, querida.

Nieves dijo...

Por las paredes???
Pinta un poco diabólico no?

Fernando Garriga dijo...

Pero Corina, corina. Qué importancia tiene si estás bien acompañada. Te recomiendo "mañana en el abasto" de Prodan, sobre todo cuando dice Subte linea B, de Banfield por supuesto. Nadie está solo y siempre hay rotos para descosidos. Saludos. BBye BBye

Arturo dijo...

Corina:
Queda una luz de esperanza. Mirala fija, fija, que así se agranda.
Y no dejes de leer "El golpe del Hormiga", del libro de Eduardo Sacheri titulado "Lo raro empezó después"; solo por ese cuento, justificarás tener ese libro atesorado por siempre.
Suerte y fe.
Un beso.