martes, 5 de junio de 2012

°°° °°° °°°

Para sorpresa de los ciegos
había carne tras la máscara
del momo censor  
del carnaval
       y estaba sucia.
y su fiesta ensordeció el grito
y las lágrimas cayeron mudas
Los gritos que  estallan
el grito que escarcha
se funden en un filo
que no deja nunca
de tajear el alma
de los que quedamos
buscándonos.
Buscandonos mientras
Buscándonos luego




5 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Todo está sucio.
Y lo que no lo está pronto se ensuciará.

Besos.

Tranquilino González dijo...

Carne atrás, siempre?

Guantes De Lana dijo...

Me gustó, aunque lo de la calle sucia también estaba bueno como quedaba, pero el agregado del censor fue muy claro y clave.

Abrazos totales y como siempre te digo, cada día escribís mejor.

Fernando Garriga dijo...

oh. ¿y cómo sabían los ciegos que era una máscara? Tal vez por el olor a carne podrida, claro. Tal vez.

Ricardo Miñana dijo...

Hoy en día hay mucho sucio por ahi
sobre todo chorizos y malos políticos.
que tengas una buena semana.
un abrazo.