jueves, 11 de octubre de 2012


Si un tango suena en la oscuridad de un cuarto
y afuera, la brisa helada arrastra como cola de cometa
las horas del amor bajo la luna d'el bajo,
en la penumbra de ese cuarto, habrá una mujer
inmóvil sobre una lágrima que nadie ha visto
y en un rincón, su alma, colgando de la única silla,
se dejará acariciar por un leve hilo de luz blanca





 ¿no ves que vengo de un país que esta de olvido siempre gris...






2 comentarios:

Garriga dijo...

el tango no es bueno para todas las veces
en las que hablamos de tango
es cierto que la alegria no es solo brasilera
pero tampoco la alergia
"lagrimas que nadie a visto"
país de ciegos este...

TORO SALVAJE dijo...

Pobrecilla esa alma tan triste.
Va a juego con la mía.

Besos.