viernes, 23 de noviembre de 2012

TERTULIA DE ARRABAL


Lejos de los campos de batalla, cerca
del fogón, desarmada, un coro de mareados
me recibe entre sus brazos
entonando el himno de los náufragos. Señoras
de grandes trastes sirven guisos
que devuelven el alma al caminante
Poesía de cornisa en las pupilas
y a brindar, con los pies en el agua y el corazón 
en la otra orilla



Fotografia: Vladimir Telepnev

5 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Yo también tengo el corazón en la otra orilla.

Que casualidad.

Besos.

la MaLquEridA dijo...

Aquí existen muchas señoras de esas que les dan de comer a los que van en el lomo de La Bestia para que aguanten llegar a la otra orilla.

Darío dijo...

He de ver a esas señoras...

Gala dijo...

Reconfortantes.
Nada como un buen guiso para devolver el alma...
me encantó.
Besos mediterráneos.

Arturo dijo...

Corina:
Que nadie diga que no existen los lugares mágicos, pues hoy nos has llevado a uno de ellos.
Un gran abrazo.