jueves, 15 de noviembre de 2012


y hoy solo tengo ganas 
de una canción triste. 
La mas triste. Y cerrar 
el cuerpo como un cofre 
que se guarda por mil años
extraviar el mapa
apagar un sueño
como quien apaga 
las luces de la casa para irse


1 comentario:

Gala dijo...

Las canciones nos pueden transportar donde queramos.
Respirarlas además de envolvernos por sus notas y zas! ya lo tienes... viajas gratis donde quieras.
Las tristes nos encierran, pero sabes? también de este resguardarnos se obtiene un resultado, cuando enciendes de nuevo la luz, pasó la pena...(en la mayoria de las veces)

Cuando sólo apetece una melodía triste, es mejor dejar que suene y suene, como un curar heridas a través de las lágrimas.

Besos mediterráneos.