jueves, 31 de enero de 2013

1-



A veces olvido que tuve una jaula
con dos manos enlazadas a las mías
y dos ojos como puertas abiertas
A veces olvido que amé
o Alicia amó
antes de irse








3 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Esa niña da miedo.

Besos.

Gala dijo...

La fotografía es un poco....ups! no sabría decirte si aterradora o algo más.
Esa niña te mira con ira.

Me gusta la jaula que expones, una jaula sin barrotes. La del amor.. no deberías olvidar que lo tuviste, recordar ayuda a seguir adelante, al menos a no tropezar de nuevo en los mismos errores, nos hace fuertes.
No?

Besos mediterráneos.

carlos Niederheitmann dijo...

Que mirada tan tierna la de la niña... Maleficamente dulce. Con unos ojos así yo me enamoro y con un poema como el tuyo empiezo a soñar...

Besos.