miércoles, 2 de enero de 2013

no veo a un hombre, veo
un árbol donde me enredo y broto
no siento a un hombre, siento
latir el alma, no amo
a un hombre, solo no querría
perderme la sonrisa nunca
no querría
morir
sin él en mi memoria
sin él
solo sin él



5 comentarios:

Arturo dijo...

Corina.
Antes que nada, espero que se inicie para ti un año maravilloso, lleno de amor, paz y prosperidad.
La que espera, desespera. Ese hombre, que está a la vista de quien se expresa a través del poema, deberá darse cuenta de los sentimientos que hacia él tienen y obrar en consecuencia.
Un gran abrazo de inicio de año.

carlos Niederheitmann dijo...

Si tuviera la oportunidad de enredarme en un árbol y transmutar mi esencia, mi primera celebración estaría llena de gnomos y sílfides. Lenvantaría la copa de las eras y buscaría ascender. Nada más hermoso que terminar siendo parte del bosque, por un amor o por un desamor, no importa...

Saludos.

TORO SALVAJE dijo...

Mucho mejor que la tragedia griega eh?

Hoy romántica.
Bien, bien...

Besos.

Darío dijo...

Puede ser árbol dichoso. o si. Un abrazo.

Gala dijo...

Uff, sin él.
Y ahí queda eso!

No es que no quiera amarle, es que sin su presencia se pierde parte de las cosas bonitas de la vida...

Que bonito lo dices, que bonito.

Besos mediterráneos.