martes, 8 de enero de 2013


Enloquecer de ausencia mirando mis manos
inútiles, estallar
en bandadas de pájaros que vuelan
a buscarte y se desintegran
en el aire, cuando abro los ojos
*
Perder la cuenta
Desconocer el cálculo de cuánto
quiero  tocarte…


7 comentarios:

carlos Niederheitmann dijo...

Casi como decir, las manos inservibles son el antepasado fósil que comparten dinosaurios y aves a través de la evolución. Nada pueden hacer en otros mundos pero aún así guardan.la historia. Besa tus manos cuando las aves, después de desintegrarse vuelvan a tener dedos, y pon en el tocadiscos, porque acetato suena mejor, "Heu you" de Pink Floyd.

Besos.

Don Heart dijo...

Que buen texto y buen blog.

TORO SALVAJE dijo...

Este poema es muy bueno.
Te felicito.

Besos.

Darío dijo...

No pierdas el juicio, mi quijotita.

Arturo dijo...

Corina:
Muy buen poema, nos muestra las sensaciones que dominan el corazón ante la ausencia del ser amado.
Un gran abrazo.

Jon Igual dijo...

Transmite mucha pasión, y tristeza también. Enhorabuena, no es fácil conseguir transmitir tanto en tan pocas lineas.
Un beso.

Gala dijo...

Nena... no sabes cómo conozco esa sensación de perder la cuenta cuando ansias lo que se antoja inalcanzable.

La ausencia es un pozo con una tragadera demasiado ancha, nunca tiene bastante y nunca se para.
No enloquezcas, simplemente flota y ya aterrizaremos donde sea.

Besos mediterráneos.

PD: tú si que eres una genia! me tienes rendida a tus letras! y aunque no vengo siempre a dejarte el comentario a tiempo, te leo inmediatamente que publicas en el reader... tu arte no me lo pierdo ni loca!