jueves, 10 de enero de 2013

El silencio de Dios

y que Dios exista!
y que Dios me escuche...
y que Dios sacuda el universo
como quien golpea la mesa
con el puño pesado
... que Dios exista, que alguien
lo dibuje
y que me enseñe
las palabras
que lo invoquen
y que Dios quiera
y que te traiga
hasta las puertas tibias
del infierno
al fuego húmedo
al fuego blando que distante
te afiebra

*

el único silencio que me asusta es el de tu prosa, el único
silencio en el que estallo es en el que abre paso
a tus manos

7 comentarios:

carlos Niederheitmann dijo...

...

TORO SALVAJE dijo...

Te imagino con una cruz en la mano y subida encima de una misa mirando airada al cielo...

Besos.

Darío dijo...

Dios no tendrá piedad de vos, pecadora.

carlos Niederheitmann dijo...

Conserve silencio por un tiempo, me volví aquel ermitaño que en la mano lleva un farol como único recurso para iluminar su camino, buscando la respuesta y buscando consejo de poderes incomprendidos. Me provoca mucho frío el silencio de Dios y no puedo evitar sentir los huracanes de mis temores.

Besos.

la MaLquEridA dijo...

Sí, que Dios exista para preguntarle algunas cosillas.

Arturo dijo...

Corina:
Más que una súplica a Dios, parece un conjuro a su ángel caído.
Aunque, si obviamos las expresiones mágicas, es un reproche al Destino.
Que cada cual elija de acuerdo a sus creencias.
Muy bueno y muy apasionado.
Besos.

Gala dijo...

A mi me da que no existe, que tendremos que inventarlo, y ya puestos, que sea cómo nosotras queramos, eso de improvisar y dejar las cosas al libre albedrío no basta... ese destino incierto mejor lo apartamos.
Si hay que inventar, que sea a antojo, casi por encargo y con conocimiento de causa.
Una inventa con ciertas garantías no?
Pues vamos allá.

Besos mediterráneos.