jueves, 17 de enero de 2013

Volverse táctil

el volumen de tus hombros en mis labios
la dureza de tu piel bajo mi lengua
la firmeza de tus huesos en los míos, presionar
los labios en los dedos, y sentir
la tibieza de los sexos, la fricción
profunda y frecuente y vibrar
y que solo sea un sueño


10 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Mejor un sueño que nada.

Besos.

Darío dijo...

Un sueño así, después retumba y duele. Un abrazo.

la MaLquEridA dijo...

No despiertes... por ahora.

Anónimo dijo...

Que no es lo mismo que volverse fácil.

Arturo dijo...

Corina:
Lo que describes es un sueño terrible; pues, toda la belleza intrínseca en él, se transforma en profunda decepción, al despertar.
Y nunca hay manera de repetirlo...
Besos.

Anónimo dijo...

También puede ser una buena previa... ¿por qué no?
Yo podría despertarte de ese sueño... :P

Besos!
Ivan

carlos Niederheitmann dijo...

De ser un sueño, lindo sería ser un espíritu.

Manu Draco dijo...

He notado la tibieza de mi sexo! Muy excitante el texto.

Gala dijo...

Nena... tienes que hacer realidad esos sueños...
Suenan muy bien, ni quiero mentar como saben...

Ea, arreando! ponte manos a la obra!

Besitos mediterráneos.

Jon Igual dijo...

A veces los sueños se hacen realidad.
Un beso.