martes, 12 de febrero de 2013

tus ojos viajan
de norte a sur el horizonte
de  mi cuerpo
y hacen olas en mi alma
y los siento
como manos
se sumergen
en todo el Océano
y no saben
de volcanes ni de poros
que se erizan y
¿por qué
no puede
ser tu reino
mi espalda?
si este mundo que soy
completamente tuyo
morirá contigo


5 comentarios:

Dany dijo...

Muy bueno. Una belleza.

Yoni Bigud dijo...

Ojos que se comportan como manos sobran. Lo maravilloso son las manos que se comportan como ojos.

Muy bueno lo suyo, muy estético.


Un saludo.

TORO SALVAJE dijo...

Seguro que encontrarás otras espaldas...

Depravada, más que depravada.

:P

Besos.

TORO SALVAJE dijo...

Tu espaldita...?

Jon Igual dijo...

Precioso poema. Esos ojos son unos traviesos.
Un beso.