domingo, 21 de abril de 2013


Dejaré a mi pecho ir, pero yo me quedaré.
Dejaré salir a La sombría, ella tiene más ojos. Ella se ríe de mí y de mis sensuales prendas de encaje.
Se acaba de ir mi pecho y como no quiero ser La despechada, dejaré a La sombría decorar ese hueco.
Mi corazón ahora no tiene casa, es una yegua que galopa, no se si huye, ni de quién.
La sombría hace zapping. Encontró The Tami Show.
Arrojo sensuales prendas de encaje en la basura. Cantamos.





2 comentarios:

Garriga dijo...

Un excelso jinete habrá de ser
quien se atreva a galopar
esa yegua corazón que no huye ni de qué ni de quién.
solo galopa, soberanamente

TORO SALVAJE dijo...

Cantemos.
Aleluya!!!

Besos.