domingo, 7 de abril de 2013

Hibiscus


Te pediría que me abraces, sabes que no soporto los inviernos
Quisiera jurarte que el amor es ese pájaro que fue a posarse sobre la lápida y, frágil, hizo el milagro, pero ya no se si creo en ellos.
La hoja del poema tiene dos filos que pueden empuñarse: uno para protegerse, otro para desangrarse. Yo quiero aprender la defensa de la rosa. Quisiera jurarte que estoy a  salvo. Quisiera tantas cosas. 




5 comentarios:

escuchando palabras dijo...

bella entrada, creo que puedes conseguir todo aquello que deseas, solo hazlo!

TORO SALVAJE dijo...

Los poemas tienen tantos filos como lectores.

Besos.

Garriga dijo...

querer es un modo
hay otros modos y modales
encontrar cuando todo se alínea. Y está escrito que en determinada posición de todo el universo
en determinada hora, en determinado sol, en determinado invierno, en determinada mariposa nocturna y gota de rocío a punto de caer de la flor roja del hibiscus.Está escrito que encontrar entonces
decía o me parece que decía
la suavidad, el silencio, los modos y modales
la plenitud de renunciar
a todo
lo que no sea
la determinación de la gota a punto
de caer
del borde de la flor
Como el arquero
que tensa la cuerda
cierra los ojos y sabe
que fatal él es el destino
que viene a perforarle el corazón,
corina

Darío dijo...

Juralo...

Yoni Bigud dijo...

Entiendo que un abrazo es una pretensión lógica. Lo que llegue después es yapa.

Un saludo.