domingo, 21 de abril de 2013


poder escuchar el susurro del otoño, que a oídos de las ramas las convence de desnudarse tan sensualmente..

1 comentario:

Darío dijo...

Su sutil trabajo...