jueves, 23 de mayo de 2013


vi dos espejos, uno era de agua y empezaba a inundar los ojos
y vi el agua como pala cavar un pozo y hacer de esa mirada un cementerio
recordé entonces el pozo de agua, donde una piedra se hundía durante horas
cuán profunda puede volverse una tristeza
mi cuerpo de piedra parado en el filo de los ojos puede caer al mar y hundirse
hasta donde duermen las naves de un ejercito vencido
las lágrimas comparten gran parte de la composición química del océano
cuando la lágrima llegue hasta el labio será como besar el mar



2 comentarios:

Darío dijo...

Siempre es el mar inundando la boca...

TORO SALVAJE dijo...

Que cabecita tan linda.

Besos.