sábado, 25 de mayo de 2013



"La obediencia es la muerte, cada instante en que el hombre se somete a una voluntad extraña, es un instante arrancado a su propia vida" Alexandra David-Néel


Soñé con el fin del mundo y con el cielo
negro de pájaros huyendo,
y como quien despierta sobresaltado
el ave dentro de mi cuerpo rompió mi pecho
con pies y puños para huir con ellos.




6 comentarios:

Garriga dijo...

a lo mejor es solo una migración
ojos de pajaro
tenes vos
y el silencio
es solo un modo devoto
de la adoración

TORO SALVAJE dijo...

Me gusta mucho este poema.

Mucho.

Besos.

Darío dijo...

Siempre hay pájaros en los sueños del fin del mundo...

Arturo dijo...

Corina:
Un micro al estilo Hitchcock, con pájaros y miedo.
Te felicito.
Un gran abrazo.

albert dijo...

beautiful poem kisses

Gala dijo...

Siguiendo a la masa...
Ay!!
A veces no podemos contener las ansias, a veces el miedo nos puede, y otras, simplemente no encontramos opciones, o no nos atrevemos a agarrarlas de frente e ir contraconrriente.

Besitos, desde la Imperial Tarraco.