domingo, 23 de junio de 2013


Quizás un corazón tenga más vidas que un gato

Deberíamos enterrarlo luego de su primera muerte
¿Después de cuántas muertes perderá su alma?
¿Tras cuantos crímenes quedará mudo para siempre?



Fotografía: Francesca Woodman


3 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

El tuyo no calla ni que muera mil veces.

Fijo.

Besos.

Arturo dijo...

Corina:
Tengo para mí que no muere, sino que solo se desmaya y luego vuelve a despertarse...
Un gran abrazo.

Gala dijo...

A mi me parece que no se cansa nunca de recibir palos.
Tiene un poder de regeneración despues del suplicio impresionante.
A veces casi sería mejor dejarlo en coma perpétuo, como quien ni sufre ni padece... pero nada, que no hay modo.

Siempre dicen que hay que mimarlo, pero yo me pregunto... para qué tanto? cuanto más lo mimas más grande es el golpe y más cuesta que se recomponga... aunque también es cierto que luego dicen... es más fuerte.
Déjame que lo dude...

Besitos mediterráneos.