jueves, 17 de octubre de 2013

entre labio y labio se puede
encender fuego y quemar
una lista interminable

5 comentarios:

Arturo dijo...

Corina:
El poder de la palabra es inmenso.
Puede llegar a elevar hasta la divinidad, o llegar a incinerar pueblos enteros.
Un gran abrazo.

Nieves dijo...

Se puede utilizar para bien o para mal, tiene poder, mucho poder, se puede elevar a los altares o hacer descender a los infiernos, según de quien sean esos labios ...


Saludos :)

Darío dijo...

Ahí se gestan los grandes incendios...

Garriga dijo...

"Sí, pero quién nos curará del fuego sordo, del fuego sin color(...)del fuego sin imagen que sale de los vanos de las puertas, cómo haremos para lavarnos de su quemadura dulce que prosigue, que se aposenta, para durar aliada al tiempo y al recuerdo, a las sustancias pegajosas que nos retienen de este lado, y que nos arderá dulcemente hasta calcinarnos."

Julio Cortazar, Rayuela.

anuar bolaños dijo...

¿Has sentido alguna vez que habitas en un enjambre?