domingo, 21 de septiembre de 2014

Soñado muerto

Se puede resumir la lengua en una sola palabra tibia,
que se derrite sobre los labios cuando nombra
a la carne en llamas con el mismo nombre que al océano
Estrujar con la misma palabra el beso
sobre manos, piernas, las plantas de los pies y estar intacto.
Estaba muerta desde hacía tiempo, señor
hasta que usted pasó cerca de mi cadáver y dejó
caer sus gusanos de sueños sobre mí


7 comentarios:

Darío dijo...

Fue sin querer, yo no quise, resbaladizos eran mis gusanos...

TORO SALVAJE dijo...

El milagro de la resurrección de la carne.

Amén.

Susana Jiménez dijo...

Cada día es un morir, pero también estamos expuestos a un milagro que nos lleve a levantarnos ,aunque volvamos a caer. Es la vida, es cíclica. Un gusto leerte. feliz semana

José A. García dijo...

Dijo la Belladurmiente apenas despertar...

Saludos

J.

Azzul. dijo...

Muy lindo relato.
Un abrazo.

Azzul. dijo...

Creo que es mejor soñar vivos , Corina, un enorme beso para ti.

Garriga dijo...

ya te escribiré, letra por letra. Es muy buen título, inspirador: Gusanos de sueños. Es muy buen texto.
es muy bueno todo lo que no lo es.
te mando un beso