martes, 25 de noviembre de 2014

Las palabras viajan sin uno, sin mí
Un avión no es más veloz que mi pensamiento
sin embargo llega
y yo no he ido.
Ya lo dijo ella antes que yo lo piense
Guardé los dragones en el subsuelo y olvidé
la fórmula del fuego
sembré glaciares sobre todos
los verdes y los nortes, enjaulé
los dedos que encendían la luz
de la casa enrojecida 
y silencié las aves, el reloj
y el costado izquierdo
Esperaré, que ya no desespero


3 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Si no desesperas todo irá mejor.

Y si no va mejor al menos no sufres.

Besos.

Darío dijo...

Y quién no espera y al final no desespera?

Garriga dijo...

es yacer porque alguien no viene. Desesperar es no esperar
el que no espera no se desilusiona
no sufre
no desea
es raro
ahora el poema
es exacto como una flecha zen
me gusta tanto