lunes, 29 de junio de 2015

V

Había sembrado, el muy optimista, antes 
de escapar detrás de la primera 
cobardía que se le cruzó


Ahora mis heridas están llenas de flores (tan bellas) que no son bienvenidas
Es tan incómodo recibir una palabra de amor con la puerta cerrada.

Le doy la espalda a la flor, pero la espalda esta desnuda
La indiferencia es una causa, la guerra es por las lágrimas.


*
*
*


*
*
*









5 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

La indiferencia nos devoró.
Ahora ya da igual lo que nos digan.

Besos.

Garriga dijo...

el muy idiota más que optimista.
difícil leer sin leerse
la comodidad de los cobardes
nos aburguesa
nos hamburguesa
nos colesterola

Yoni Bigud dijo...

Una puerta abierta mata la indiferencia. Una flor y una espalda desnuda tienen el mismo efecto. Por suerte uno siempre maneja el picaporte.
Muy bueno esto.

Un saludo.

mónica pía dijo...

la siembra... esa maravilla... cuanto mayor podredumbre en la tierra más bellas flores...

ojalá se abra la puerta!

besos,

mónica pía dijo...

la siembra... esa maravilla... cuanto mayor podredumbre en la tierra más bellas flores...

ojalá se abra la puerta!

besos,