viernes, 10 de julio de 2015

VI

Mi madre había soñado con cientos de pájaros la misma noche
que mi padre, con el techo del hogar partido.
Un pájaro cae muerto a través de la grieta,
los sueños de los otros estallan en mi mente
y ventilan un recuerdo asfixiado debajo
de todas las cosas, callado como si nunca
hubiese existido. Tenia
forma de horca y fuerza de puño.

Que la amnesia pase pronto como una de mis siestas.


2 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

La madre de la pajarraca soñó...

BEATRIZ dijo...

Que barbaro micro. El enigma de los pajaros y los cielos grises es poco.

Saludos y un placer.