miércoles, 12 de agosto de 2015

VII

Convivirnos sin dirigirnos la palabra

Desde que no escribo, dibujo
mujeres, mil hojas de mil rostros y mil cuerpos
Menos a la equilibrista, ella ya no aparece
Alguna de ellas es valiente, otras no saben nadar en vasos de agua
La ultima tenia el cuerpo entero sobre papel rojo
Ellas siempre se me parecen
Quiero que esta eleve su mentón, como una bailarina
Quizás no me salga como yo quiero, siempre me pasa
Antes quise escribir sobre ella, pero no me dirige palabra.





2 comentarios:

mónica pía dijo...

y tu mano sigue hablando... de todos modos

un beso!

BEATRIZ dijo...

Dibujar es otra forma de hablar. Yo no sé hablar con líneas, acaso balbuseo. Coparte esas epístolas de mujeres.

Saludos.