sábado, 12 de septiembre de 2015

Rutina (II)

El silencio se lee pero no
se dice; se inhala, o se huele pero no se habla
del silencio porque se rompe.

Y nadie conversaba más
que nosotras sin decir una palabra
que entre colores negros, o relojes
mudos, o sorderas de poesías, lenguas, pieles
aprendimos tanto de mi corazón y de tu alma.

Existe un silencio
profundo como el color
negro y existe el silencio.



Fotografia: Francesca Woodman
















1 comentario:

TORO SALVAJE dijo...

El silencio te ama o te mata.

Besos.