lunes, 23 de noviembre de 2015

(*)
A fuerza de rodar, se traza. Solo
el camino de la lágrima 
esta deshabitado


(**)
Recuerdo el llanto del mismo modo
que algún paisaje cotidiano, de años atrás
del cual me separan los años, los ríos, y montañas de distancia
donde no se si volveré, y a veces, pocas veces, añoro.




1 comentario:

Amapola Azzul dijo...

El camino de las lágrimas interiores es duro, mejor llorar lágrimas exteriores .
Un beso.

Encantada de leerte.