miércoles, 2 de marzo de 2016

Él me ha habitado. Cuántos aquí
han sido habitados durante
varias lunas, nutriente
abrigo, muralla, cielo
y luego, la inevitable nostalgia de las casas vacías.