viernes, 13 de mayo de 2016

Yan

Lo bueno de no soñarte es la vuelta
del peso del cuerpo sobre los pies, del sonido
ahogado de la piel que engrosa sus defensas